jueves, 23 de julio de 2015

Te querré toda mi vida.



Título original: Te querré toda la vida
Autor: Alejandro Barrero Santiago
Editorial: Eride Ediciones
Serie: Libro único
Número de páginas: 136



Sinopsis:

José Luis ha cumplido ya los 33 años y por fin va a terminar Ingeniería Química. Para acabar su último curso, se cambia de ciudad y quiere que todo salga perfecto para así comenzar a trabajar el próximo año sin problemas.

Lo que no sabe es que se quedará atrapado en un ascensor junto a una chica a la que no podrá ver la cara. La nerviosa conversación, a oscuras, termina desembocando en una noche desenfrenada, y al día siguiente ella ha desaparecido. Cuando todo parece indicar que quedará como una anécdota inaudita, la misteriosa chica se pone en contacto con José Luis y le vuelve a citar en varias ocasiones. Sin embargo, nunca permite que vea su rostro…




El autor:
Nació en Valladolid en 1993. Actualmente es estudiante universitario de Educación Primaria. Gran lector, sus lecturas favoritas siempre fueron las fantásticas, y con frecuencia soñó escribir el libro que a él le gustaría leer. Comenzó a escribir a los doce años, elaborando sus primeros borradores. Con diecisiete años termina «Con el Diablo no se juega», dos años más tarde acaba su continuación, «El beso de la leónida»…


En primer lugar, muchas gracias a Eride Ediciones por enviarme un ejemplar de este libro.

Y ahora vamos a empezar con lo que nos incumbe que es este libro; a primera vista me gustó bastante la sinopsis pues se explica el encuentro con una desconocida de la cual no va a saber siquiera cómo es su rostro, ni su nombre, ni su vida. 

—Yo no sé cómo he podido vivir sin esto toda mi vida —respondí mientras la besaba en la mejilla—. ¿Dónde has estado todo este tiempo?
—Esperándote. ¿Y tú?
—Buscándote.

Lo principal es el protagonista Jose, esta estudiando en la universidad una ingeniería química y es un alumno bastante centrado hasta que aparece la gran distracción. Es algo mayor para la universidad, tiene 32 años pero aún así se aplica mucho y a mí parecer, cuando lo lees no le echo esos años ni de lejos. 
Todo comienza con un examen de prueba para ver el nivel de los alumnos en la universidad, a nuestro protagonista se le ha olvidad fotocopiar unos papeles muy importantes y por recomendación de Arturo, su compañero, irá a probar suerte en un chino que está abierto hasta las once de la noche porque a esas horas no hay muchas tiendas de fotocopias abiertas. En el ascensor para subir a la tienda se encontrará con una misteriosa chica y su cuadro roto. De repente el ascensor se para, se funden las luces y se hace el silencio. Ambos se asustan y Jose intentará utilizar su móvil pero cómo no, está sin batería, siempre en el mejor momento. Y el móvil de ella, pues bueno se rompe. Es una situación muy graciosa he de decir. A continuación, con toda la noche libre, como dice la sinopsis, se verán envueltos en una noche desenfrenada que acabará con Jose en el ascensor desnudo a las nueve y media de la mañana y dos técnicos del ascensor delante suya.

—Ése es el pacto. Ésas son las condiciones. O aceptas o declinas.
—¿Cuál es tu nombre?
—¿Aceptas o no?
—¿Cuántos años tienes? ¿Por qué siempre te escondes?
—¿Quieres que hagamos el pacto o no?
—Sí, sí..

A partir de ese momento Jose no se podrá quitar de la cabeza a la misteriosa muchacha que ella misma había pedido que la llamaran M. Por las cosas que ocurren creo que ella tampoco puede dejar de pensar en él, lo descubrimos cuando sin ninguna señal nuestro protagonista va encontrando pistas que harán posible nuevos encuentros entre ambos; serán pistas escondidas, mensajes demasiado discretos e incluso periquitos. 

La narración continua así hasta que ocurre un hecho que dará un punto de inflexión a la historia y he de decir que no me esperaba algo así para nada. Podría imaginar muchos finales pero no ese.

La parte que más me ha gustado sin duda es el final y su posterior aclaración del mismo a través del anexo; es una parte que explica todo el libro y toda la historia. Ha sido increíble al leerla. 

¿Decidiste irte el último día de enero para que dejara de comerme la cabeza, verdad? Como siempre, rebelde hasta el último momento..., gracias.
Recuérdame como la guerrera del parque





                                                   Espero que os haya gustado, feliz verano!!











Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...